11 errores que comenten los novatos elaborando su cerveza artesana

En este segundo artículo sobre los errores comunes a la hora de hacer cerveza artesana en casa damos un paso más allá de los ingredientes y nos dedicamos a los siguientes cinco, al método como por ejemplo al pitching, a la fermentación y la famosa fermentación secundaria, o las precauciones a tener en cuenta con el airlock. Finalmente hablamos del priming, la cantidad de azúcar que añadimos y que puede hacer que nuestra cerveza explote antes de que la hayamos probado.

 

11 errores cerveza artesana

7. Agregar la levadura – o pitching- cuando sentimos que el cubo está bastante frio

Usa mejor un termómetro higienizado para comprobar la temperatura del mosto antes de agregar la levadura, si lo hacemos por encima de 37ºC F seguramente matemos la levadura….y adiós cerveza. La temperatura ideal debe ser igual o inferior a la temperatura ideal de fermentación para permitir que la temperatura aumente mientras la levadura crece y fermenta. También se puede enfriar previamente agua desinfectada para bajar la temperatura del agua después de hervir.

8.Hacer la fermentación a una temperatura demasiada alta

Toma nota de la temperatura de la habitación en la que esta fermentando la cerveza. Una fermentación a una temperatura demasiada alta puede causar que la levadura produzca alcoholes superiores y aromas excesivamente afrutados.

Deja que la temperatura ambiente aumente lentamente hasta el tope máximo de grados de fermentación de la levadura y ayudarás a garantizar una cerveza limpia y bien atenuada. Si eres es incapaz de controlar la temperatura de fermentación, decídete por una cepa de levadura que se adapta a las condiciones variantes.

9.Fermentación secundaria

Sé que las instrucciones incluidas en la mayoría de los Kit básicos para elaborar cerveza recomiendan traspasar la cerveza desde el fermentador primario al secundario antes de ser embotellado, pero este paso extra presenta un gran riesgo de oxidación y de contaminación.  En nuestro caso, a la escala de cervecero casero, y en menos de un mes de vida de la levadura, la probabilidad de aparición de autolisis (muerte de la levadura) es muy escasa. En un nivel industrial la presión y el calor ejercidos sobre la levadura pueden causar problemas rápidamente, pero esas condiciones no existen en un cubo de fermentación casero.

10.Confiar en las burbujas del airlock para saber que la fermentación ha terminado.

Es mejor esperar dos días después de que parece que la fermentación ha terminado para hacer una prueba de la gravedad final. No hay prisa en embotellar y si esperamos a que la gravedad alcance su máximo tendremos mejores resultados en la carbonatación. Una vez que la fermentación esta completada y la cerveza sabe bien, puede mover el fermentador en algún lugar fresco para que fomentar que la levadura se sedimente bien en la botella y no flote en la botella.

11. Agregar las cinco onzas de azúcar en el priming

En casi todos los casos esta cantidad de azúcar será demasiado carbonato en la cerveza. Incluso para 23 litros de cerveza (5 galones) esto producirá demasiada carbonatación para la mayoría de los estilos y la mayoría de cerveceros caseros cuando termina su tanda de terminará con menos de 23 litros en el cubo de embotellado. En su lugar es mucho mejor utilizar una calculadora de azúcar para el priming, para adaptar la cantidad de azúcar que hay que añadir  según el volumen real de la cerveza, el estilo de la cerveza especifico y la temperatura de fermentación.

 

Esperemos que esta lista sea capaz de ayudar a unos nuevos cerveceros caseros para evitar algunos de los escollos más grandes en su primera tanda. Hay muchas otras cosas que me gustaría sugerir como mejores prácticas, pero tienden a ser más un estilo específico y no vale la pena preocuparse en su primera tanda. También creo que los ingredientes frescos de alta calidad son una gran clave para hacer buena cerveza.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply