Cerveza artesanal vs. cerveza industrial

Es normal que cuando le echamos un vistazo a una fábrica de cerveza profesional de fantasía pensemos “Bufff, si yo tuviese esas instalaciones y esos materiales podría elaborar una cerveza realmente increíble.”

Sin embargo hay gente que no opina igual, es más, opina totalmente al contrario y piensan que los cerveceros caseros pueden elaborar cerveza tan buena como los profesionales o incluso mejor. Así opina Zymurgy, uno de los gurús norteamericanos de la cerveza artesanal en varios artículos.

Pero pocos con tanta autoridad sobre el tema que Jamil Zainasheff, autor de libros de gran éxito sobre la fermentación y sobre recetas de cerveza artesanal, ganador de varios concursos y juez de otros, pone en práctica sus conocimientos en su cervecería de San Francisco y es uno de los homebrewer más conocidos y una guía para aquellos que quieren dar el salto a la elaboración profesional. Cuando se le preguntó su opinión sobre la declaración, “un equipo profesional marca una diferencia significativa en la calidad”, él dijo: “Estoy totalmente en desacuerdo. Creo que la dificultad más común para los cerveceros caseros es que a menudo no controlan con precisión la temperatura de fermentación. Pero eso es lo único que los separa de hacer cerveza en casa tan buena como las mejores fábricas de cerveza en el mundo”.

Pero es que no solo Jamil cree que los cerveceros caseros no están en desventaja. Mike Tonsmeire, autor y homebrewer muy respetado ha comentado en alguna ocasión que aquellos que hacen cerveza en casa, a menudo, pasan por alto las numerosas ventajas que tienen respecto de los cerveceros profesionales. Y es que no es necesario restringir artificialmente los diseños de la receta para que coincida con sus cervecerías artesanales favoritas. Elaborar a pequeña escala es una ventaja, así como las limitaciones de producción ya que se pueden elaborar cervezas artesanales más interesantes. Mike pone de relieve las ventajas del cervecero casero como por ejemplo las limitaciones financieras. Pongamos que esta elaborando una receta con melocotón. En la industria deberían ir a un concentrado, también industrial para conseguir un sabor a melocotón. Sin embargo el cervecero casero puede ir a la tienda de la esquina y comprar por poco dinero unos cuantos melocotones de gran calidad dando un salto cualitativo a la cerveza artesanal.

Así pues, en conclusión, nosotros, cerveceros caseros, no tenemos porque mirar con envidia grandes instalaciones cerveceras ya que podemos sacar partido de nuestra flexibilidad y producción a pequeña escala simplemente controlando con precisión la temperatura de fermentación que es la gran diferencia con las grandes cervecerías. Nunca hagamos cerveza pensando que jamás se podría vender en una tienda ya que aunque este hecha en un garaje, nuestra cerveza artesanal puede ser mucho mejor que alguna cerveza que se ve por ahí.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply