Diferentes presentaciones del lúpulo

Es difícil que los fabricantes concuerden en cuál es la mejor forma de presentación del lúpulo. Cada una de las formas tiene ventajas y desventajas. Cuál forma es mejor depende del momento en que el lúpulo es agregado, y probablemente cambie si se usa un método de fabricación diferente.

Si lo presentamos entero tenemos la ventaja de que flota y después de la maceración es fácil retirarlo del mosto. Además, cuando es fresco su aroma tiene más carácter resultando ideal para dry hopping. Por otro lado hay que decir que al ser entero puede hacer rebalsar el mosto y producir perdidas después del hervido. Otro inconveniente es que, por su tamaño, es más difícil de pesar.

En forma de plug retiene la frescura por más tiempo que el entero. La mejor forma de presentarlo es en unidades de 14,17 gr. Se suele comportar como el entero en el hervido y por lo tanto es apropiado para dry hopping. Sin embargo es difícil de usar en unidades mayores de 14,17 gr y tiene el mismo inconveniente que el entero al rebalsar el mosto.

Por último los pellets tienen la ventaja de que son fáciles de pesar y sufren poco aumento de la isomerización debido a que se amontona en forma de tiras. Como inconvenientes podemos decir que esta forma de presentar el lúpulo hace que el aroma tienda a ser menor al haber sido procesado y deja un residuo que se asienta en el fondo del recipiente. Por todo esto dificulta de manera especial el dry hopping

Cualquiera de las formas que se elija, lo importante es la frescura. El lúpulo fresco huele fresco, especiado, a hierbas. Como agujas de siempre verde, y de color verde claro como heno recién cortado. El lúpulo viejo, o que no ha sido bien tratado, se presenta a menudo oxidado, huele como un queso fuerte, y suele ponerse marrón. Lo ideal es que los proveedores lo mantengan en bolsas al vacío (oxygen barriers), y lo mantengan al frio para preservar la frescura y potencia. El lúpulo que ha sido almacenado al calor, y/o en bolsas plásticas delgadas, puede perder fácilmente un 50% de su potencial de amargor en unos pocos meses. La mayoría de los plásticos son permeables al oxigeno, así que al comprar el lúpulo hay que chequear si ha estado almacenado en una heladera, y si las bolsas son oxygen barrier. Si se puede oler el lúpulo al abrir el refrigerador, significa que el plástico de la bolsa no es el apropiado, y no protege contra el oxigeno. Si el stock del negocio se renueva con frecuencia, puede que aunque las condiciones de almacenaje no sean las óptimas, esto no sea un problema debido a la constante rotación de la mercadería. Pregunte al vendedor sobre cualquier duda que tenga.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply