Dopplebock o Doble Bock

La Dopplebock o doble bock en español se trata de una cerveza alemana tipo lager. Se puede definir como rica y muy fuerte. Se trata de una variedad más fuerte que la bock tradicional o que una helles bock.

Aunque es verdad que existen variedades pálidas, por lo general la doble bock suele ser oscura. Por un lado, el tipo mayoritario oscuro es más seco, amargo y lupolizado. Por el contrario  las versiones pálidas no son tan rizas en sabores a malta. Se puede decir que aunque existen estándares en las versiones más tradicionales, es un estilo que no establece límites en cuanto al alcohol, el amargor o la densidad, lo que permite lagers muy fuertes. Si existe carácter frutal se debe a la malta Múnich. Sin ésteres producidos en la fermentación.

Aroma: La Dopplebock es una cerveza de maltosidad muy fuerte. En las variedades oscuras se observan normalmente aromas tostados, incluso es aceptable un liviano sabor a caramelo por el hervor largo. Las versiones más ligeras deben tener una presencia fuerte de malta y tonos a tostado. Generalmente sin aroma a lúpulo, aunque se permite un ligero aroma a lúpulo noble en variedades más cristalinas. Sin diacetíl. En las doble bock oscuras debido a la combinación maduración, hervor y malta, puede existir un carácter frutal más bien bajo, a menudo definido como a ciruela o uva. De igual modo es aceptable un suavísimo aroma a chocolate que nunca llega a quemado ni tostado. Es posible un aroma moderado a alcohol.

Aspecto: color marrón oscuro o dorado profundo. El largo almacenamiento tradicional otorga una buena transparencia. La espuma que nos encontramos es cremosa, abundante y que persiste con un color diferente dependiendo de si estamos ante una versión clara –espuma blanca- o una oscura –blancuzco-. Las versiones más fuertes suelen tener disminuida la retención de espuma, esto es, pueden mostrar las “piernas” (lágrimas) que deja la espuma de manera evidente.

Sabor: Estamos ante un sabor muy rico y “maltoso”. Las variedades más oscuras tendrán significantes melanoidinas, normalmente algo de sabor tostado. Por otro lado las variedades claras tiene un contundente sabor a malta con notas a melanoidinas y a tostado. Es aceptable un suavísimo sabor a chocolate que nunca llega a quemado ni tostado. Sabor lager limpio, sin diacetíl. En las versiones más oscuras es optativo el sabor frutal (a ciruela, pasas de ciruela o uva). Frecuentemente existe un rastro de la intensidad del alcohol, pero éste debería ser ligero y tibio y nunca quemante o áspero. No debe existir fusel -alcoholes superiores-. El sabor a lúpulo no suele darse aunque si lo hay, es muy ligero y en las versiones pálidas. El amargor del lúpulo es bajo ya que debe permitir que la malta domine el sabor. Casi siempre observamos cierto dulzor, este proviene del bajo lupulado, no de la fermentación incompleta. Las versiones más pálidas por lo general tienen un gusto final más seco.

Sensación en boca: La Dopplebock tiene un cuerpo medio-pleno a pleno. Su carbonatación es moderadamente baja. En general la sensación en boca es muy suave, sin asperezas o astringencias.

Ingredientes: En primer lugar, el agua recomendada es una blanda. La malta a utilizar es malta Pilsen y/o Viena, para las versiones pálidas (con algo de Múnich), maltas Múnich y Viena para las más oscuras y esporádicamente un poco de maltas oscuras. El lúpulo deben ser variedades  nobles. Levadura lager límpida. Es tradicional la maceración por decocción.

Estadísticas vitales:

DI.: 1.072-1.112

IBUs: 16 – 26

DF.:1.016-1.024

SRM: 6 – 25

Graduación alcohólica: 7º – 10º

Ejemplos comerciales: Paulaner Salvator, Ayinger Celebrator, Weihenstephaner Korbinian, Andechser Doppelbock Dunkel, Spaten Optimator, Tucher Bajuvator, Weltenburger Kloster Asam-Bock, Capital Autumnal Fire, EKU 28, Eggenberg Urbock 23º, Bell’s Consecrator, Moretti La Rossa, Samuel Adams Double Bock.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply