El comienzo de la cerveza artesana en la historia

En este primer capítulo dedicado a la historia de la cerveza artesana hablaremos de su surgimiento ligado al pan en las culturas sumerias y después en Egipto donde alcanzó un estatus de alimento-bebida esencial en todos los aspecto de la vida.

La fermentación de cereales era conocida en la prehistoria del continente europeo. La braga o bosa es uno de los primeros predecesores y consistía en mijo silvestre en forma de bebida viscosa, del mismo modo ocurría en lugares de África con el kaffir.  La hidromiel se considera que es la primera de las bebidas alcohólicas que consumió el hombre y se cree es precursora de la cerveza.

En todo caso la elaboración de la cerveza nacería en entornos donde existían trigo y cebada o se estaban empezando a cultivar.
El Neolítico es el periodo en el que surgió la agricultura y cuando el hombre se convierte principalmente en agricultor y ganadero dejando atrás la recolección y la caza.

Las primeras plantas cultivadas fueron cereales, esencialmente trigo y cebada. Algunos estudios vinculan el comienzo de la cerveza artesanal con la elaboración del pan (cuyos orígenes se remontan al 8000 a. C.). Las primeras civilizaciones dedicadas al cultivo, como la natufiense, el valle del Éufrates en Siria así como Turquía. Sin embargo a pesar de tener evidencias que se dedicaban al cultivo de cereales, no existen pruebas arqueológicas que indiquen la elaboración de una cerveza primitiva. Puede ser que los medios utilizados para almacenar la primera cerveza artesanal fueran orgánicos: pieles de animales, maderas, o cestas.

De este modo los granos de cereal utilizados en la fabricación del pan se humedecían repetidamente en agua, con la intención de ser ablandados y facilitar así su molienda, puede ser que algunos restos de estas gachas quedaran fermentando hasta que se descubriera casualmente que su bebida era de sabor dulce y ligeramente reconstituyente.

Análisis físico-químicos realizados en residuos de vasijas procedentes del Alto Egipto demuestran que ya se realizaban fermentaciones de las maltas de cereales en el periodo de 3500–3400 adC.
Históricamente se denomina a esta cerveza como Nekhen-Hoffman. Este tipo de cerveza se consumía en los pueblos núbios y coptos del antiguo Egipto y su técnica de elaboración se ha conservado a lo largo de la historia llegándose a consumir en el Egipto actual. Esta primera cerveza artesana era de tipo ale.

Los historiadores griegos dan referencias constantes a los egipcios como los inventores de la cerveza y el pan. La primera prueba del uso de la fermentación del trigo y la cebada en el Antiguo Egipto corresponde a la época pre-dinástica -5500-3100 adC.-. Sin embargo esta cultura mantiene su influencia durante un intervalo de 3.000 años en los que los métodos y técnicas fueron evolucionando y se discute si la cerveza se consumía en formato de masa pastosa, o simplemente el líquido decantado y convenientemente filtrado.

Al principio el proceso de elaboración de cerveza era el transmitido por la tradición sumeria: una masa de pan, trigo y cebada, remojados a lo que se añadía el azúcar procedente de los dátiles que provocaba la fermentación. El resultante se depositaba en recipientes donde se sellaba para su consumo. Se sabe por la existencia de diversos textos jeroglíficos que había diversos tipos de cerveza. El malteado del cereal fue un proceso voluntario que fue introducido por los egipcios, y que distinguía su bebida claramente de la sumeria.

La cerveza formaba parte de la cultura del Antiguo Egipto, se ha comprobado la elaboración de cerveza artesana a gran escala. Era considerada una bebida-alimento asociada a Egipto. El pan y la cerveza eran un alimento esencial que gran parte de la población. Y es que como alimento fundamental, la cerveza artesana era una gran fuente de calorías, calmaba la sed y su contenido alcohólico residual de la fermentación permitía esterilizar los recipientes reduciendo la aparición de infecciones intestinales provocadas por el agua contaminada. Y es que, efectivamente, incluso se utilizó como remedio medico, existiendo un papiro egipcio con casi una veintena de recetas de diferentes cervezas aplicables a diferentes enfermedades.

Las implicaciones religiosas de la cerveza alcanzan a ser elaborado como alimento para ultratumba. En algunas tumbas se incluyeron pequeñas cervecerías y panaderías, con el objeto de suministrar en el más allá.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply