Fruit Beer o Cerveza frutada

Se trata de un armonioso maridaje de fruta y cerveza. Los atributos claves del estilo de base son muy distintos según la adición de la fruta, no se debe esperar que la cerveza de base tenga el mismo gusto que la versión no adulterada. Es una cerveza que hay que valorar según el equilibrio de la combinación.

Así pues el equilibrio es esencial para una cerveza frutada bien hecha. La fruta debe complementar el estilo original y no abrumarlo. El cervecero debe reconocer que algunas combinaciones de estilos de cervezas de base y frutas funcionan bien al juntarse mientras que otras no logran combinaciones armoniosas. Si el estilo de base es un estilo clásico, el estilo original debe llegar en aroma y sabor.

Aroma: los aromáticos distintivos asociados con la fruta en particular deben ser perceptibles en el aroma y por lo tanto encontraremos aromas mas fuertes si se añaden algunas frutas (por ejemplo las cerezas y las frambuesas El carácter de la fruta no debe ser forzado, debe ser agradable y de apoyo, una buena fruit beer debe ser un equilibrio armonioso de las frutas añadidas con el estilo de cerveza de base.

Los aromas a lúpulo, los componentes de aroma y sabor derivados de la levadura y los componentes de la malta de la cerveza subyacente  no deben ser tan perceptibles cuando la fruta está presente. El lúpulo debe ser suavizado para permitir que el aroma de la fruta este presente. La fruta debe agregar una complejidad extra a la cerveza, pero no debe ser tan prominente como para desequilibrar el resultado final.

Aspecto: la apariencia no debe distanciar demasiado de la cerveza de base y por lo tanto es distinta dependiendo de esta. Para las cervezas que tienen aspectos más claros, con frutas que exhiben colores distintivos, el color debe ser perceptible. Hay que tener en cuenta que el color de la fruta en la cerveza es más ligero que el de la fruta añadida y pueden observarse matices levemente diferentes. Las cervezas frutadas pueden ser turbias o ser cristalinas. La espuma suele adoptar el color de la fruta.

Sabor: es evidente que al igual que ocurre con el aroma, el elemento diferenciador del sabor esta enlazado al de la fruta añadida, debe ser perceptible y puede tener un rango en intensidad amplio. El equilibrio de la fruta con la cerveza de base es vital y el carácter de la fruta no debe ser tan artificial  abrumador como para estar ante un zumo de fruta. El amargor del lúpulo, el sabor, los sabores de la malta, el contenido de alcohol y los componentes producidos por la fermentación, tales como ésteres o diacetíl, deben ser apropiados con la cerveza de base y ser armoniosos y equilibrados con los sabores distintivos de las frutas presentes.

Sensación en boca: como hemos comentado en otros aspectos de la fruit beer la sensación en boca será distinta dependiendo del estilo de base seleccionado. Por lo que tanto los niveles de carbonatación como el cuerpo de la cerveza deben ser los que pida nuestro estilo.

Ejemplos: New Glarus Belgian Red and Raspberry Tart, Bell’s Cherry Stout, Dogfish Head Aprihop, Great Divide Wild Raspberry Ale, Founders Rübæus, Ebulum Elderberry Black Ale, Stiegl Radler, Weyerbacher Raspberry Imperial Stout, Abita Purple Haze, Melbourne Apricot Beer y Strawberry Beer, Saxer Lemon Lager, Magic Hat #9, Grozet Gooseberry and Wheat Ale, Pyramid Apricot Ale, Dogfish Head Fort.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply