La adicion de miel en la cerveza artesana

No suelo complicar mis recetas con ingredientes añadidos más allá de los principales y nunca había elaborado con miel antes, pero decidí que era una buena idea preparar una cerveza saison de miel de romero para una fiesta que tengo en noviembre. Estoy seguro de que el producto final será una degustación increíble, pero antes de eso había trabajo por delante. Necesitaba al menos dos tandas de prueba lo cual es totalmente necesario porque no sabía muy bien como agregar miel en mi cerveza artesana.

La única cosa que sé con certeza es que voy a utilizar una miel local. Esa es la única información en la que están de acuerdo los libros que he consultado, así como otros blogs, foros y demás. A partir de ahí todo se vuelve más confuso y muchas veces contradictorio.

El verdadero problema está tratar de averiguar la mejor manera de añadir miel al mosto, o mejor dicho, ¿cuando?

La primera opcion es agrgar la miel a la ebullición. Eso es lo que Charlie Papazian sugiere en Joy Of Homebrewing. Estaria totalmente desinfectada, pero me temo que también eliminaría muchos de los sabores y aromas de la miel que quiero en el producto final.

También leí la opinión de otros cerveceros caseros que añaden la miel en los últimos quince minutos de ebullición de forma que no dañe las características de la miel en el producto final. O podría añadirla justo antes de apagar el quemador o justo después de apagarlo

Eso sonaba mucho mejor para mí, hasta que leí que la adición de la miel se debe hacer directamente a la primaria después de la explosión inicial de fermentación más lenta. Se supone que se promueven así más aromas y sabores, pero aquí hay que tener en cuenta los riesgos de infección debido a que la miel no se ha llevado a ebullición.

Via BeerSmith, leí sobre la pasteurización de la miel con una mezcla de agua en una olla tapada a 80 grados. Parecía la gran respuesta hasta que leí que las bacterias no sobreviven en la miel, por lo que su no había mucho riesgo de infección. Además, he leído que el calentamiento de la miel de más de 90 grados dañaría los aromas y sabores que quería conservar.

Y, por último, si todo lo anterior no era lo suficientemente confuso, leí acerca de añadir a la secundaria, donde las mayores cantidades de alcohol podrían dominar a cualquier bacteria.

En este momento, me estoy inclinando hacia la adición de la miel a la primaria después de la fermentación inicial y sin ningún tipo de ebullición o pasteurización porque me gusta vivir en el borde. Sin embargo, tengo el derecho a cambiar de opinión.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply